Protección de datos en la UE: ¿Qué debemos tener en cuenta?

Data protection in the EU

Millones de nosotros depositamos nuestra confianza en empresas que no conocemos. Aceptamos sus términos, sus condiciones y la forma en la que custodian nuestros datos. Todo ello sin tener la menor idea de lo que estamos firmando y de la ley por la que se rigen. Nuestras ganas de realizar un pedido o de reservar un vuelo son más importantes que la lectura de los términos y condiciones de sus páginas web. Pero, ¿están nuestros datos en buenas manos? ¡Veamos la situación actual sobre la protección de datos en la UE!

Protección de datos en la UE

En esta publicación, trataremos de explicar las normativas más recientes en materia de protección de datos en la UE.

Protección de datos en la UE

Durante años, la globalización y el intercambio de datos se han considerado unos de los principales objetivos de la UE. Sin embargo, estos factores conllevan algunos problemas para la privacidad de datos. En la actualidad, la información se intercambia de diversas maneras a través de Internet. Pero, desgraciadamente, también existen numerosas formas de sustraer esta información. Por ello, se necesita una normativa especial que controle el intercambio de datos personales.

Quienes más se han beneficiado de la ausencia de normativas sobre la privacidad de datos han sido las grandes empresas. Las empresas europeas pueden decidir instalarse en los países que tengan una legislación más relajada. Por ello, perdemos a menudo el control de nuestros datos sin saberlo. Sin embargo, podemos anunciar que la UE está tratando este tema y ya ha conseguido algún avance.

GDPR

¿Has recibido últimamente mensajes en los que te preguntan si quieres continuar en la lista de correos a la que ni siquiera recuerdas haberte registrado? Si te resulta familiar, probablemente deberías conocer la razón que hay detrás.

Desde el 25 de mayo de 2018, todos los países de la Unión Europea adoptaron el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Muchos afirman que el RGPD representa el principal avance en la regulación de la protección de datos de los últimos 20 años.

Lo curioso es que esta normativa surgió tras el escándalo de protección de datos de Facebook. Como recordatorio, se denunció que la empresa Cambridge Analytica había recopilado los datos de 87 millones de usuarios de Facebook. Se trataba de la empresa de consultoría política y comunicación estratégica que dirigió la campaña electoral de 2016 del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump. Este escándalo se convirtió en uno de los mayores escándalos de la historia en materia de protección de datos y llevó incluso a la comparecencia del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ante el Congreso de los Estados Unidos.

Sin embargo, la sincronización de estos dos acontecimientos fue una mera coincidencia. El RGPD ya llevaba años elaborándose.

¿Qué es la RGDP?

Más del 90% de los europeos quieren que se apliquen las mismas normativas sobre protección de datos en toda la UE, independientemente del lugar en el que se procesen sus datos. Por ello, se creo el RGPD, con el objetivo de proporcionar a los ciudadanos de la UE un mayor control sobre sus datos personales. A modo de ejemplo, esta normativa obliga a que las empresas entreguen a sus usuarios una copia de su información personal, lo que afectará principalmente a las empresas que recopilan muchos datos de sus usuarios, como las empresas tecnológicas, aseguradoras y bancos.

El RGPD proporciona a los usuarios un mayor control sobre sus datos, a la vez que exige que las empresas recojan y procesen los datos de una forma más segura.

Todas las empresas que operen en la UE tendrán que atenerse a estas normas, independientemente de su origen. Así pues, esta medida afectará tanto a grandes empresas como Facebook y Google, como a pequeñas empresas que solo tengan uno o dos clientes europeos.

¿Qué consecuencias tendrá la RGDP?

Aunque esta normativa parezca ambiciosa, es poco probable que los usuarios perciban grandes cambios. Es decir, las empresas seguirán recogiendo y procesando datos de sus teléfonos, aplicaciones y páginas web. La única diferencia es que tendrán que justificar el motivo para hacerlo.

Algunas limitaciones

La aplicación de esta normativa será competencia de las instituciones nacionales y regionales de los 28 países de la UE. Sin embargo, 17 de las 24 instituciones oficiales incluidas en una encuesta han declarado que todavía no disponen de los fondos necesarios, ni el poder suficiente para aplicar la RGPD.

Conclusiones

Toda esta información sobre la nueva ley de protección de datos en Europa puede parecer muy aburrida, pero lo cierto es que nos afecta a todos. Sin unas leyes adecuadas, no hay nada que nos proteja contra el mal uso de nuestros datos.

Por ejemplo, todos queremos tener derecho a la privacidad, pero, cuando realizamos un viaje y pagamos con tarjeta en una gasolinera, nuestros datos podrían hacerse públicos. Por ello, es importante contar con una buena normativa de protección de datos tanto a nivel nacional, como europeo.

La autora original de este artículo en inglés es Sandra Glavonjic. Ha sido traducido al español y optimizado por Rosa Trujillo.

Si te ha gustado esta entrada y quieres seguir aprendiendo sobre el tema, te recomendamos que leas nuestra publicación sobre: las principales razones para estudiar un Máster en Negocios Internacionales.

Read more

Share This